ENQUETE INSEE DU 2 MAI AU 24 JUIN VOUS SEREZ PEUT ETRE INTERROGES. RESERVEZ LE MEILLEUR ACCUEIL A L'ENQUETRICE MUNIE DE SA CARTE OFFICIELLE QU'ELLE VOUS PRESENTERA OBLIGATOIREMENT.

Current Size: 100%

Versión para impresoraSend by email
share

Normativa portuaria

NORMATIVA PORTUARIA DEL PUERTO DE RIVEDOUX-PLAGE

(según la legislación de la policía portuaria marítima)

 


Artículo 1

Definición

A efectos del presente reglamento, «director del puerto» es la persona responsable de la gestión portuaria.
La denominación de «navíos» comprende los buques, barcos, embarcaciones y unidades navales auxiliares. Se entiende:
Por «buque», cualquier medio de transporte flotante, empleado normalmente en la navegación marítima y por ende sujeto a la normativa de esta navegación;
Por «barco», cualquier medio de transporte flotante, que no suele emplearse normalmente en la navegación marítima. Esta denominación comprende en particular los medios de transporte flotantes empleados para la navegación interior;
Por «embarcación», las pequeñas unidades de una eslora inferior o igual a 20 metros.
Las embarcaciones de servicio flotantes empleadas en los puertos son consideradas buques o barcos, dependiendo de su uso particular.


Artículo 2

Designación de los amarraderos

Los oficiales y servicio de vigilancia de los puertos determinan el emplazamiento que cada navío debe ocupar, en función, sobre todo, de su eslora, su calado, el tipo de cargamento, las necesidades de la explotación, usos y normativas particulares.


Artículo 3

Admisión de los navíos en el puerto

Los oficiales portuarios pueden prohibir el acceso al puerto a los navíos cuya entrada pudiera comprometer la seguridad, la salud o el medio ambiente, así como la conservación o la correcta explotación de las instalaciones portuarias.

 Artículo 4

Autorización de entrada y navegación de los navíos en el puerto, rada y canales de acceso


Ningún navío puede entrar en el puerto o desplazarse sin previa autorización de los oficiales y servicio de vigilancia del puerto.
Se prohíbe a cualquier unidad atracar fuera de los emplazamientos previstos a tal efecto, así como dificultar la libre navegación en los puertos, radas y canales de acceso.
Las reglas de la navegación en los puertos, radas y canales de acceso, y la señalizacion correspondiente, que no sean dictadas en el presente reglamento, así como las reglas de señalización de los navíos, las reglas de derroteros y de atraque serán fijadas por reglamentos específicos.


Artículo 5

Navíos de pesca, de recreo, barcos


La normativa especial de designación de amarres, admisión de navíos en el puerto, así como los trámites de declaración para la entrada y salida de los buques de pesca, de recreo y barcos serán estipuladas, de ser necesario, por reglamentos específicos.

 
Artículo 6

Fondeo y levado de ancla


Excepto en caso de necesidad absoluta, se prohíbe terminantemente el fondeo en los accesos al puerto. Los capitanes y patrones que, en caso de fuerza mayor, se vean obligados a fondear anclas en los accesos deberán:
- avisar de inmediato a la capitanería del puerto, garantizar la señalización y proceder a levar anclas a la mayor brevedad.
El reglamento específico precisará las condiciones en las que se autoriza el fondeo en aguas del puerto, fuera de los accesos.
Cualquier pérdida de material en las aguas portuarias:
- ancla, cadena… constatada durante las operaciones de fondeo y levado de anclas deberá ser declarada sin demora en la capitanería. El señalamiento del material perdido se llevará a cabo bajo la responsabilidad y a costa del propietario del material.

 

Artículo 7

Amarres


Los oficiales y servicio de vigilancia del puerto se ocupan de situar y amarrar los navíos en el puerto. El amarre corre bajo la responsabilidad del capitán o patrón, de conformidad con las normas marítimas y respetando las prescripciones particulares que podrán serle indicadas por los oficiales y servicio de vigilancia del puerto.

Sólo se utilizarán para el amarre los dispositivos especialmente establecidos a tal efecto en las instalaciones. Las guindalezas de amarre deben estar en buen estado.
En caso de necesidad, cualquier capitan, patrón o encargado deberá reforzar las amarras y tomar todas las precauciones que le sean prescritas por los oficiales y el servicio de vigilancia del puerto. No pueden oponerse al amarre abarloado, ordenado por los oficiales y vigilantes del puerto, si lo exigen las necesidades de explotación.

 

Artículo 8

Orden de desplazamiento

En todo momento, los capitanes y patrones de navío podrán ser requeridos por los oficiales y servicio de vigilancia del puerto para desplazar sus navíos, si las necesidades de explotación lo exigen.

 
Artículo 9

Conservación de las aguas y profundidad de las dársenas

Se prohíbe:
- Verter aguas que puedan contener hidrocarburos, materias peligrosas, insalubres o molestas, o materias en suspensión;
- Tirar o dejar caer tierras, escombros, basuras o cualquier otro material en las aguas del puerto y de sus dependencias;
- Cargar, descargar o transbordar materiales polvorientos o desmenuzables, sin haber instalado previamente entre el navío y el muelle, o en caso de transbordo, entre ambos navíos, un receptáculo bien acondicionado y sólidamente fijado, salvo dispensa otorgada por la capitanería del puerto.
Cualquier vertido, residuo, caída y, en general, cualquier aportación de materiales o suciedad, sea cual fuere su origen, deben ser inmediatamente señalados a la capitanería del puerto.
El responsable de los derrames o residuos y, en particular, el capitan o patrón del navío, estará obligado a proceder a la limpieza de las aguas e instalaciones afectadas por dichos vertidos. Podrá obligársele a reestablecer la profundidad, si los vertidos hubieran disminuido la profundidad útil de las dársenas.

 


Artículo 10

Limpieza de las aguas del puerto

Las operaciones de deslastre de los navíos en las aguas del puerto sólo se autorizan en casos particulares, tras la verificación sistemática por parte de la capitanería del puerto, o de un experto designado por la misma, de la limpieza de dichas aguas de lastre, de acuerdo con la normativa vigente.
En caso contrario, las operaciones de deslastrado sólo podrán efectuarse en las instalaciones previstas a este efecto y contando con la autorización pertinente de la capitanería del puerto.
Los residuos o mezclas de hidrocarburos, tales como aceites usados, aguas de sentina, aguas de lavado de cisternas que hubieran contenido hidrocarburos, así como cualquier otro residuo, líquido o sólido, o basura procedente de los navíos sólo podrán evacuarse en los emplazamientos previstos a tal efecto.

Artículo 11

Limpieza de muelles

Al final de cada etapa de trabajo, el capitán o patrón del navío deberá proceder a la limpieza de los revestimientos del muelle que se sitúen frente al navío, a todo lo largo de la eslora del mismo, más la mitad del espacio que lo separe del navío vecino.
La misma operación deberá ser realizada una vez finalizada la carga o descarga. El capitán o patrón del navío deberá proceder al barrido del espacio que las mercancías de su navío hayan ocupado o ensuciado.


Artículo 12

Restricciones relativas al uso del fuego

Se prohíbe prender fuego en los muelles y terraplenes, salvo autorización expresa de la capitanería del puerto, que precisará las precauciones a observar.


Artículo 13

Consignas de lucha contra siniestros

Los accesos a las bocas, señales de alarma y material contra incendios deben quedar siempre despejados.
Si se produjera un siniestro a bordo del navío, cualquier persona, capitán, patrón, encargado, que descubra el incendio deberá alertar de inmediato llamando al 18 y advertir a la capitanería del puerto.

 

Artículo 14

Reparaciones y pruebas de las máquinas

Cuando fuera preciso realizar obras en un navío estacionado fuera de los emplazamientos designados para la construcción y reparación naval, se deberá informar a la capitanería del puerto para que ésta establezca la hora y las condiciones.

 

Artículo 15

Barcos en ruina y navíos vetustos o desarmados

Todo navío deberá conservarse en buen estado de mantenimiento, flotabilidad y seguridad.

Los propietarios de los navíos que no estuvieran en condiciones de navegar y pudieran llegar a hundirse o causar daños a los navíos e instalaciones cercanas deberán proceder a su arreglo o retirada. Los propietarios de navíos que se hubieran ido a pique o hubieran encallado deberán retirarlos o despezarlos.

Artículo 16

Conservación de los espacios públicos

Se prohíbe:

- Poner en circulación o estacionar vehículos en la coronación de los muelles y en todas las instalaciones no previstas para tal fin. 
- Embarcar o desembarcar mercancías susceptibles de deteriorar las instalaciones portuarias, en particular la coronación de los muelles o el revestimiento de los terraplenes, los railes, las instalaciones subterráneas, sin haber protegido previamente dichas instalaciones.
- Buscar y recoger vegetales, conchas o animales marinos en las instalaciones del puerto, salvo derogación otorgada por la capitanería del puerto y el servicio de asuntos marítimos.
Cualquier persona que llevara a cabo en estos muelles, en zonas de paso, terraplenes o en las dependencias portuarias operaciones que dañen dichas instalaciones estará obligada a repararlas.


Pesca en las instalaciones portuarias: derogación

La pesca con caña y "carrelet" (red cuadrada) está tolerada en el exterior del embarcadero, salvo en su extremo, siempre que no se ensucien las instalaciones (suelo, parapeto y banco), de lo contrario está prohibida.

La pesca con caña se prohíbe en el extremo del embarcadero, para evitar que las líneas perturben a los barcos que pasan (riesgo de daños en el prensa estopa del árbol de hélice).

 


Artículo 17

Circulación y estacionamiento de vehículos

En las vías portuarias abiertas a la circulación pública se aplicarán las normas del código de circulación. Fuera de las mismas, sólo se autoriza la circulación y estacionamiento en calzada, terraplenes y muelles a los vehículos que deban ingresar en el puerto para llevar a cabo obras o por necesidades de explotación. Las normas de señalización, prioridad y circulación viaria que se aplican son las del código de circulación.
Los vehículos sólo podrán estacionarse en muelles y terraplenes durante el tiempo estrictamente necesario para la carga y descarga o para la reparación de los barcos o instalaciones.
Las condiciones de estacionamiento se establecen en el reglamento particular del puerto.

El estacionamiento de vehículos en la cala y el embarcadero está autorizado durante el tiempo necesario de embarque o desembarque del material, para los proprietarios de barcos que dispongan de un emplazamiento en el puerto, así como para los profesionales (reparadores, ostricultores, pescadores y empresas encargadas del mantenimiento de las instalaciones).

 

Artículo 18

Recogida de los equipamientos de manutención

Una vez terminada cada etapa de las obras, deberán retirarse los materiales móviles de manutención, con el fin de no dificultar la circulación y las maniobras en los muelles, terraplenes y aguas del puerto.

Artículo 19

Ejecución de obras y labores

La ejecución de obras y labores, de cualquier tipo que sean, en muelles y terraplenes deberá ser autorizada por el director del puerto.


Artículo 20

Declaración de ausencia


Cualquier usuario titular de un puesto de amarre deberá efectuar ante las autoridades portuarias una declaración de ausencia si el puesto queda desocupado hasta nuevo aviso, y podrá disponer de él libremente hasta que se presente el navío titular del contrato de arrendamiento del puesto de amarre.
Por otra parte, el usuario de un emplazamiento en el puerto que, sin motivo juzgado válido por el consejo portuario, deje de utilizar su plaza durante un año, perderá la misma en beneficio del primer demandante en lista de espera.

 

Artículo 21

Tasa por ocupación de una plaza sin autorización

Todo barco que ocupe una plaza sin autorización del ayuntamiento deberá abonar una multa de 100 euros. Sólo se admiten derogaciones en caso de problemas de seguridad debidamente constatados.

 

Artículo 22

Arrendamiento: venta del barco

El arrendatario puede conservar su emplazamiento hasta el 1° de junio del año siguiente a la venta de su barco. Para hacer valer y perennizar su derecho al emplazamiento después del 1° de junio, el arrendatario deberá presentar:
- una nota de pedido o una certificación de compra de un barco.

El arrendatario será facturado por el año en curso, incluso si el barco hubiera sido vendido.

El emplazamiento vacante será utilizado por el Ayuntamiento para acoger a los visitantes o atribuirlo a una persona que figure en la lista de espera de arrendamiento.

 


       Rivedoux-Plage, a 18 de febrero de 2010.

       El Alcalde

       Patrice RAFFARIN.